Cuidados de la Piel

Los cuidados de la piel se pueden dividir en 6 categorías principales que no deben faltar: la limpieza de cutis, remover el maquillaje, tonificar, exfoliar, proteger e hidratar. Una última categoría opcional es la de tratamientos faciales y mascarillas.

  1. Limpiar el cutis: Es el aspecto más básico del cuidado de la piel. Limpiar la cara sienta las bases para el resto de la rutina. Lo más importante es que no utilices productos demasiado agresivos para tu piel que pueden causarte irritación, resequedad y enrojecer la piel. Por otro lado, no limpiar la piel suficientemente bien puede tapar los poros y no deshacerte de las células muertas. Usar un limpiador que deje un residuo grasoso también puede tapar los poros y prevenir que los humectantes se absorban y hagan su trabajo. Es esencial que este paso lo hagas bien y eso significa limpiar la piel bien pero con gentileza.
  2. Remover el maquillaje: Es muy importante asegurarte de remover todo el maquillaje antes de ir a la cama. El irte a dormir con maquillaje causa irritación, tapa los poros y previene el desprendimiento natural de las células muertas. Si notas que la textura o el color de tu párpado o el área bajo los ojos no es ideal, puede ser que no estés cuidando tu piel removiendo por completo todo el maquillaje de ojos.
  3. Tonificar: En realidad los “tonificantes”, también conocidos como astringentes, clarificadores, refinadores y tónicos, no “tonifican” nada. Éste es un término inventado por la industria cosmética. Lo que realmente hacen los buenos tonificantes para el cuidado de la piel es reducir la inflamación, agregar antioxidantes, calmar la piel después de la limpieza, remover las últimas trazas de maquillaje y proveer una humectación ligera. Todo esto puede tener un impacto significativo en la belleza de tu piel, siempre y cuando hayas elegido un tonificante que no sea abrasivo y tenga ingredientes de primera.
  4. Exfoliar: Un paso importante en los cuidados de la piel. Todos los tipos de piel se pueden beneficiar por la exfoliación, el punto es saber qué tipo de exfoliante utilizar. Las principales opciones en cuanto a exfoliantes son: los AHA, BHA y los exfoliantes de superficie que son los menos efectivos.
  5. Proteger: Sin importar el color de tu piel, la época del año o la cantidad de tiempo que pases al sol, el usar un producto con protección solar debe formar parte de tu rutina diaria para el cuidado de la piel. Tan solo unos instantes de exposición al sol pueden causar daño a tu piel que a la larga pueden crearte arrugas muy marcadas.
  6. Humectar: Aunque el término estándar que se ha utilizado es el de “humectante”, lo que en realidad se necesita proveer a la piel en este paso es antioxidantes, ingredientes que ayuden a reparar la piel (como la lecitina, ceramida, glicerina, polisacáridos, ácido hialurónico, etc.) e ingredientes que ayuden a la comunicación saludable de las células (como el retinol, ácido retinoico, ácido linoleico, carnitina, carnosina, entre otros).

Leave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>